IMG_0296

Berlín, 2007

Luddotek fue un colectivo que estuvo en marcha entre el año 2005 y el 2011, situado fundamentalmente en la ciudad de Madrid.

Esta página sustituye a la anterior ludotek.net debido a una cuestión meramente material; wordpress es gratuito.

El colectivo fue fundado en Madrid por Susana Velasco (Arquitecta) y Rafael Sánchez-Mateos Paniagua (Artista) y más tarde se unió Jordi Carmona Hurtado (Filósofo). También acostumbramos a trabajar junto a muchas personas y otros colectivos.

Nuestro trabajo podría contarse de muchas maneras pero se articula como un laboratorio de creación artística y de pensamiento sobre y con la infancia. 

Nuestra voluntad tenía que ver con explorar aquello que la infancia podría ser y hacer y tratar de ponerlo en marcha en nuestros modos de funcionar. 

A pesar de que compartimos nuestro trabajo en distintos foros que abordaban la cuestión pedagógica, creemos que nuestro trabajo no era impulsado por ningún interés educativo. Es evidente que, a pesar de todo, aprendimos muchísimo y eso no quita que quien quiera pueda poner en valor eso, pero no quisimos nunca enseñar nada a los niños, si acaso aprender con ellos.

La experiencia de Luddotek ha sido importante en algunos sentidos. Para nosotros significó también nuevos modos de experimentar lo político desde la infancia, así como el trabajo colaborativo.

En esta página podrán encontrarse nuestros trabajos, del más reciente (2011) al más antiguo (2005). Hemos querido resistirnos al olvido de esta experiencia y aquí deseamos fijarla para quien desee perderse por ella.

Contacto

Susana

susanavelasco.net

susanvelasco[@]hotmail.com

Jordi

parataxis.weebly.com

zoparo[@]gmail.com

Rafael

rsmp.tumblr.com

rafaelgsmp[@]gmail.com

 


 

La historia de Luddotek se podría quizá contar de muchas maneras pero también podría contarse así;

 

Comenzamos a mirar a los niños.  

Niños y niñas que encontrábamos por ahí, por la calle. Los mirábamos sin interaccionar con ellxs. Tan sólo contemplábamos y filmábamos. Luego pensábamos y estudiábamos las imágenes; las encuadrábamos en conceptos nuestros o de otras personas, elaborábamos mapas y diagramas. Se diría que nuestro acercamiento no era verdaderamente lúdico sino que nos movía cierta voluntad análítica, científica (sistematizador, sintetizador, diagramático…)

Nos hicimos sus amigos. 

Entonces comenzamos a interactuar, a llevarlos aquí y allá. A relacionarnos. Se trataba de una pequeña familia de niños y niñas ecuatorianos de Lavapiés. Hicimos un montón de cosas. En espacios públicos fundamentalmente. Los movíamos de un lado para otro. Compartíamos en libertad. Atendiendo fundamentalmente a los cuerpos y los modos de darse con la ciudad. Nos hicimos amigos. 

Comenzamos a crear un mundo sensible con los niños. 

A construir situaciones. Escenas. Experimentos con el cuerpo y el movimiento. Utilizábamos objetos, sonido. En el espacio público pero también en lugares específicos para la creación escénica.

Hicimos una exposición y le enseñamos a los niños su propio hacer. 

Los materiales que desarrollamos (Puer_atelier, primeros ludogramas…) fueron mostrados en el espacio independiente de Madrid Liquidación Total y eso nos permitió una mirada de conjunto. Además, estos niños y niñas se “enfrentaron” a sus propios haceres y cuerpos.

Abrimos estas experiencias al público. 

Nos planteamos compartir ese mundo sensible creado junto a los niños. Fue la primera vez que los niños “actuaron” frente a un grupo de gente. Pero no era verdaderamente una “actuación”. A nuestro modo de ver se experimentaron ahí unas formas extrañas de estar entre adultos y niños. 

Elaboramos un gran dispositivo estético.

Llevándolo al límite de sus recursos audiovisuales, sígnicos, espectaculares. Se nos invitó a dinamizar una asamblea infantil y montamos una disneylandia del capital con el colectivo c.a.s.i.t.a. Una acción colectiva sólo para niños, medio ópera, medio circo, en los que se jugaba la economía, el poder y el trabajo del capital introduciendo técnicas de distanciamiento y crítica. 

Fuimos aquí y allá a contar lo que hacíamos. Alguna gente de la pedagogía, el arte o la arquitectura parecían tener cierto interés en lo que hacíamos. 

Y desquiciamos el dispositivo. 

Con el sofoco de sentirnos perseguidos por la policía y por nuestros propios compañeros nos encerramos cuatro horas con veinte niños en un museo y nos centramos en el lado más subversivo de la infancia, proponiéndonos explorar el sabotaje que a casi siempre le acompaña. Imaginando modos de revuelta (espectacular, de los cuerpos, del arte, militar…) a partir de sus miradas y acciones infantiles. A Ludotek le surgió una “d” interior que lo volvía más luddita que lúdico. 

Para lograr definir nuestras posiciones

Con la infancia, la política, la ciudad, el arte. Las compañías infantiles nos llevaron a un punto donde posicionarnos políticamente era fundamental. Buscábamos la extranjería de las cosas, de un modo místico o subversivo. La opacidad era tan tentadora como la poesía.

Cine

“Las lenguas sucias de la época” fueron las herramientas para pensar lo que había ocurrido en los últimos años. Teníamos tiempo y ayuda para detenernos en eso. En 2011 presentamos un conjunto de películas  que intentaban contener aquello que habíamos vísto, oído, tocado, aprendido con la infancia y tratamos de hacerlo también de un modo infantil. 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: